Inscripciones gratuitas, pulsa aquí
CNC

Promueve:


CNC

Organiza:


ERES Networking
Fevymar

Notas de prensa

El futuro de la rehabilitación, más claro tras FORAE

Publicado el: 20/02/2016

FORAE  expuso y debatió las claves para que la rehabilitación de edificios sea una realidad y dé respuestas a los problemas económicos, ambientales y sociales

Que la rehabilitación representa en estos momentos uno de los sectores con mayores oportunidades tanto económicas, como sociales y medioambientales, está fuera de toda duda. La cuestión es: ¿por qué entonces no arranca? ¿Qué obstáculos son los que impiden el desarrollo del sector? ¿Cuáles son las claves para abordar con éxito actuaciones que potencien el sector?

Éstas y otras muchas cuestiones relacionadas con el mundo de la rehabilitación y la energía alimentaron, durante tres días, un debate de alto nivel en la capital de España, en la que han participado 60 conferenciantes: expertos nacionales e internacionales, representantes de cuatro ministerios y de reconocidas empresas y organizaciones de diversa índole. Ha sido con motivo de FORAE, el I Foro de Rehabilitación, Ahorro y Energía, organizado por la Confederación Nacional de la Construcción (CNC) y la plataforma ERES Networking-FEVYMAR, que ha celebrado su primera edición del  4 al 6 de diciembre en la sede del COAM en Madrid, en el que han tomado parte más de 650 personas.

Precisamente, esa alta participación de visitantes, unido a las 20 empresas expositoras y patrocinadoras, más de 80 entidades, asociaciones y medios colaboradores y un programa que ha sobrepasado las expectativas depositadas, ha hecho que los organizadores se estén planteando dotar al evento de continuidad.

Apertura de FORAE

En la apertura de FORAE, Juan Lazcano, presidente de CNC, reconoció que la idea del Foro vio finalmente la luz en un ámbito en el que el sector no ha dejado de elaborar propuestas para que la rehabilitación de edificios sea una realidad que dé respuestas a los problemas económicos, ambientales y sociales, pero sin ver todavía “resultados deseables”. Como ejemplo de lo poco que se avanza en este terreno, citó el Decreto de Autoconsumo, recientemente aprobado y que hace inviable el cumplimiento de la Directiva de Eficiencia Energética de los Edificios, además de que existen todavía ciertos aspectos de la Directiva aún por transponer.

“Todo esto no es sino un ejemplo de la poca voluntad política para potenciar la eficiencia energética, justo cuando la propuesta europea de la Unión Energética la sitúa como primer instrumento de la política energética, y a la rehabilitación de edificios como actividad preferente, por los beneficios que representa en empleo, sostenibilidad, innovación y ahorro de energía”, reflexionó Lazcano durante la  inauguración de FORAE, abriendo con esta denuncia un camino claro al debate en el que se analizaron todos los pros y los contras de esta actividad que podría generar entre 150.000 y 180.000 empleos directos, si se rehabilitaran entre 250.000 y 400.000 viviendas al año, según diversas fuentes, y alcanzar un volumen de mercado entre 9.000 y 14.400 millones de euros anuales, que beneficiaría no sólo a este sector, sino también al inmenso conjunto de actividades que forman parte de su cadena de suministro.

Acompañado en el acto de inauguración por José Manuel Calvo del Olmo, concejal del Área de Desarrollo Urbano Sostenible del Ayuntamiento de Madrid, y José M. Ezquiaga, decano del COAM, Lazcano abogó por la creación de una entidad similar a la agraria SAECA, que tenga por objetivo la presentación de avales y fianzas ante cualquier persona física o jurídica, pública o privada, porque está convencido de que con una entidad así “se podría poner freno a los principales obstáculos que tiene actualmente la rehabilitación”, entre los que enumeró, la existencia de multitud de fondos disponibles para fomentar la rehabilitación, gestionados por entidades diferentes y que no están dando los  resultados esperados, o las dificultades que tienen que sortear las comunidades de propietarios a la hora de obtener esa financiación. En este sentido, en países donde ya funciona la rehabilitación, como es el caso de Francia y Alemania, donde  se rehabilitan más de 100.000 viviendas al año, se cuenta con una red de gestores de proyectos “acreditados por el Gobierno, con capacidad y experiencia “no sólo para planificar el proyecto, sino también para organizar su financiación”.

Insistió Lazcano en que, una entidad así “aglutinaría todos los fondos disponibles y otorgaría garantías financieras, o subvenciones en casos excepcionales”, además de acreditar a una red de gestores que “promoverían un nuevo modelo de rehabilitación energética y profunda”. También tendría capacidad para evaluar y hacer un seguimiento de las actuaciones que reciben financiación pública o aseguraría la realización de este tipo de obras por parte de empresas debidamente acreditadas y que cumplen con sus obligaciones legales.

José M. Ezquiaga, por su parte, tras resaltar la importancia de las jornadas y del formato elegido para el debate, articulado en tres días y tres ámbitos diferentes cada uno de ellos: municipal y autonómico, estatal y europeo,  se refirió al proceso de reconversión que se está llevando a cabo en el colectivo de arquitectos, “al que la crisis ha afectado con mayor crueldad que a otros”,  y que tiene mucho que ver con las nuevas demandas de la sociedad, en las que entra de lleno la rehabilitación y la eficiencia energética. Con un modelo ya quebrado, “es el momento para el cambio de paradigmas”, advirtió el decano del COAM, quien reivindicó la rehabilitación e integración como apuestas que “permitirán la salida de la crisis”, al ser ésta una actividad que no sufre tanto los avatares del mercado. Conscientes de que hasta ahora no se ha sabido cambiar el foco de atención, de dirigir el argumentario a la rehabilitación de la periferia y centros históricos como parte de sus capacidades,  Ezquiaga instó a que se asimile de manera global el cambio de estrategia, tal y como hace ya el Colegio, pues a su entender, “es la apuesta más inteligente de futuro”.

A continuación, el edil del Ayuntamiento madrileño, José Manuel Calvo, equiparó a la renovación del parque edificatorio como una de las políticas “centrales” del gobierno municipal, en su objetivo de “entregar a los ciudadanos una ciudad más equilibrada socialmente”. Tras arremeter contra la estrategia edificatoria que ha prevalecido en Madrid en los últimos 20 años,  en la que ha imperado “un modelo de expansión desordenada” y, además, se ha apostado “por la especulación con el suelo y su producto subsidiario”,  Calvo señaló  que la situación actual “nos exige  un compromiso muy serio con la rehabilitación”. De ahí que desde el Ayuntamiento se contemple, entre otras actuaciones, la puesta en marcha del plan de regeneración de zonas urbanas vulnerables, que serán las que exigen una actuación “inmediata y urgente”. 

Calvo se refirió también a que desde el Ayuntamiento se ha impulsado la Mesa de Rehabilitación en Madrid, “un elemento estable” que tiene como finalidad coordinar las diferentes actuaciones en este campo sectorial y poner de relieve las propuestas de las asociaciones de vecinos, colectivos empresariales y  diversas administraciones. Se trata de establecer canales de dialogo sólidos para coordinar y facilitar la actividad. Y todo ello con el convencimiento de que “el proyecto de la ciudad de Madrid debe avanzar hacia una gran actuación  de regeneración urbana”, un proyecto que permita un nuevo reequilibrio y consiga hacer “una ciudad más amable, más cercana y más cohesionada. Y la rehabilitación cumple un papel fundamental en este objetivo”, concluyó.

Iniciativas municipales de rehabilitación

‘Las iniciativas municipales de rehabilitación’ centraron el primero de los debates de un día dedicado al ámbito municipal y autonómico. Laura Rueda Pérez, responsable del Área de Producto del Instituto de la Construcción de Castilla y León (ICCL), planteó en  su presentación la ‘Relación entre la Inspección Técnica de Edificios y la rehabilitación de edificios’, indicando que “No deberíamos abordar una rehabilitación sin una inspección previa”, con ello, “apostamos  por una rehabilitación responsable”, aseguró. Este proceso, sin embargo, se topa en la actualidad con una serie de aspectos negativos que impiden su exitosa implantación, entre los que enumeró:

  • la no existencia de una regulación única;
  • la falta de concienciación ciudadana y política; 
  • el mercado libre de honorarios que crea diferencias en los presupuestos y “hace desconfiar a los ciudadanos”; o
  • el hecho de que en algunos casos las inspecciones sean visuales, y no permiten detectar vicios ocultos, e incluso no presenciales, como en el caso de certificaciones de edificios que se han hecho a distancia.

Rueda señaló, asimismo, que las ITEs no sólo deben realizarse en fachadas y cubiertas, sino que hay que hacer un análisis profundo del edificio y abogó por un protocolo estándar de actuación, para evitar la “disparidad de criterios”. Por último lanzó un claro mensaje subrayando la importancia de las inspecciones, ya que, “Las ITEs han podido evitar que muchos edificios se hayan caído”.

100.000 rehabilitaciones en Madrid

Antonio Fernández Gordillo, director de Rehabilitación y Obra nueva de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo de Madrid (EMVS), señaló la colaboración que la EMV ha venido desarrollado en Madrid durante su trayectoria en materia de rehabilitación, que ha dado como fruto la realización de “más de  100.000 actuaciones de rehabilitación” en  los últimos 30 años, además de fomentar la rehabilitación energética, las ayudas a las actuaciones y la promoción de la rehabilitación pública.

Este resultado ha sido consecuencia de la política de rehabilitación llevada a cabo, basada en los ejes de eficiencia energética, sostenibilidad y ahorro energético, en la que han tenido protagonismo los programas de adecuación arquitectónica y de intervenciones “preferentes”, que han permitido actuaciones significativas en edificios que forman parte del patrimonio cultural y en barrios emblemáticos, y que  han ido despertando “la concienciación ciudadana en la rehabilitación y el mantenimiento del patrimonio”. También destacó la colaboración entre las diferentes administraciones que permite  impulsar actuaciones “de carácter integral”, y la importancia del movimiento asociativo de cada barrio”. En este sentido, valoró especialmente la participación ciudadana en las tareas de rehabilitación.

Entre las líneas de trabajo para fomentar la rehabilitación, Fernández Gordillo señaló la puesta en marcha del Servicio de Ahorro Energético y Rehabilitación (SAER) que asesora al ciudadano en el campo del ahorro energético y la rehabilitación. “Hoy una política social de viviendas no se puede entender sin una política integral de rehabilitación, que permita mejorar la eficiencia y combatir la pobreza energética, entre otras cuestiones”, sentenció.

Proyecto de reinversión del territorio

La experiencia del Ayuntamiento de Barcelona  en este enfoque municipal y autonómico del foro fue analizada por David Serrano García, director general de la empresa Districlima y miembro de la Junta Directiva de ADHAC (Asociación de Empresas de Redes de Calor y Frío).

Durante su intervención, con un enfoque en ‘La rehabilitación energética como vector para la rehabilitación urbana, socio-económica y ambiental’,  el ponente puso sobre la mesa “un ejemplo de cómo se puede rehabilitar una ciudad sin que se haya puesto de modo hablar de ‘smart cities’ o ‘rehabilitación’”, en referencia al proyecto  22@, con el que se acomete en Barcelona una transformación urbanística, económica y social a largo plazo de más de 200 Ha, atrayendo a “industrias del siglo XXI, que deben sustituir las viejas fábricas del siglo XIX”. Para ello, se desarrolla un modelo de distrito, con planteamiento urbanístico, que da respuesta a las necesidades de las empresas que se implantan en el espacio y que integra también la vivienda.

Dentro del plan especial de infraestructura del distrito, que incluye: nuevo modelo de movilidad, renovación del espacio público, nuevas redes de energía y comunicaciones, recogida neumática selectiva de residuos y galerías subterráneas registrables,  destacó también la implantación de una red centralizada de calor y frío (District Heating), “una de las actuaciones más razonables y lógicas, en un país dependiente de la energía, como es el nuestro”, señaló Serrano.  “Además es un vector de rehabilitación a escala óptima”, añadió.

Esta  red urbana de calor y frío, que Districlima explota desde 2004, y a la que se conecta un total de 80 edificios, dispone de una central  que aprovecha el vapor procedente de la incineración de residuos urbanos y que condensa sus equipos mediante agua de mar, y una segunda central en el distrito 22@. Con una extensión de 15 km, la superficie de techo de climatización es de aproximadamente 842.000 metros cuadrados y en 2014 ahorró más de 17.000 toneladas de CO2 a la atmósfera, según los datos que aportó David Serrano.

“Las redes crecen como la ciudad. Son una apuesta a largo plazo que tienen que desarrollarse con una colaboración público-privada”. Además, “son el fututo, porque el panorama es cada vez más complicado”, aseguró el ponente.

Madrid: Una ciudad más sostenible y participada

Pilar Pereda, en calidad de asesora del Área de Desarrollo Urbano Sostenible del Ayuntamiento de Madrid, destacó la implicación de este municipio por conseguir “desarrollar una ciudad más social, más sostenible, más participada y centrada en lo existente”. En consecuencia, se ha establecido un Plan de Regeneración de las áreas más vulnerables –con una población con altas tasas de paro e índices elevados de pobreza energética- para mejorar no sólo la eficiencia energética de los edificios, sino también la de los barrios en su conjunto, incidiendo en temas tan básicos como la accesibilidad de los vecinos y sus condiciones de vida, consiguiendo “un espacio público más inclusivo”, matizó Pereda.

En esa estrategia integral de lucha contra el despilfarro energético y mejora de la calidad de vida es necesario, entre otras cosas, incidir en la colaboración público-privada para solventar las barreras económicas, pero también las sociales y administrativas. Relatando que por cada millón que se invierte en rehabilitación se generan 56 puestos de trabajo, la asesora municipal  indicó que el Ayuntamiento de Madrid cuenta con algo más de 16 M€ para estas actuaciones de regeneración en áreas vulnerables, a los que hay que sumar otra partida de 13 millones procedentes de Fomento. Todo ello da una media de 7.000 euros por vivienda, que podrían incrementarse hasta los 22.000 con la suma de los Fondos PAREER.

Experiencia de Zaragoza

La mesa de experiencias municipales se cerró con la intervención de  Juan Rubio del Val que, en calidad de jefe de Rehabilitación Urbana del Ayuntamiento de Zaragoza, mostró la experiencia desarrollada por esta corporación en la última década. “Existen buenas prácticas en nuestro país, aunque escasas”, comentó del Val, quien reconoció que su ayuntamiento focalizó la atención en los barrios periféricos, donde de las 180.000 viviendas construidas entre 1940 y 1980 el 70% de ellas carece de ascensor. Destacó del Val en la parte positiva de las intervenciones que, con una inversión de 60 M€, se ha inducido al triple de obra previsto, “con algo más de 41.000 viviendas intervenidas” que permiten ahorros de entre el 50 y 60%. Por el contrario, en la parte negativa aludió precisamente a la dependencia de la “cultura de las subvenciones, de las ayudas”, ya que sin ella no se lograría hacer nada.

Tras citar una serie de medidas indirectas que pueden favorecer la rehabilitación, entre ellas el vigorizar un programa de ayudas de crédito y rebajas del coste financiero o, incluso, conseguir llegar a avalar hasta un 20% del crédito de un hipotético impago, el ponente abogó por propuestas técnicamente claras y con una visión global del asunto de actuación y de las medidas pasivas, además de cruzar información física y social para actuar en la raíz del problema, puesto que “todo ello forman parte de la base del éxito”. Así pues, y con un mensaje claro de unidad y colaboración, insistió en que la regeneración de barrios equivale a su recuperación, y todo ello con la base clara de la  “comunicación, concertación, coordinación y colaboración”.

En torno al Urbanismo

Con el urbanismo como protagonista, Jesús Valverde Bocanegra, viceconsejero de Transportes, Vivienda e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid reflexionó sobre cómo la cultura de la eficiencia energética cobra cada día mayor peso, abriendo nuevas oportunidades y nichos de actuación, porque a su entender, “no nos podemos permitir el parque actual de viviendas en el que tan sólo un 5% han sido construidas siguiendo criterios de eficiencia energética”. Reconoció que en la Comunidad de Madrid se han certificado 450.000 viviendas y de ellas, tan solo un 1% dispone de la Clase B. La mayoría se aglutina en niveles más bajos, situándose las certificaciones con “G” en porcentajes del 25%.

Esta mesa de trabajo, moderada por Juan Antonio Gómez-Pintado, presidente de la Asociación de Promotores y Constructores de España (APCE), y constituida por Guillermo San Román, presidente de Urbanismo de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid; Javier Gómez Ramallo, secretario de la Asociación de Expertos de Gestión Urbanística (AEGU); José Mª Ezquiaga, decano del COAM, y Joaquín Mañoso, del Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España, tomó el pulso al ordenamiento urbanístico, de cuyos fundamentos se llegó a decir que “están obsoletos”, y a la necesidad de cambiar el foco de atención de la actividad constructora, apostando por la rehabilitación como primera opción para la regeneración urbana, aunque a veces “no todo sea recuperable”.

Tras recomendar una revisión del actual catálogo de edificios históricos, hubo críticas a nuestra legislación, por su carencia de estrategias concretas, recordando incluso que “en amplios sectores se estén cuestionando las prácticas urbanísticas y los propios instrumentos”. En un entorno tan complejo, se recomendó “disponer de un marco claro que garantice la seguridad jurídica y dé juego para que los diferentes actores puedan actuar”, además de insistir en que administraciones y propietarios de inmuebles coordinen esfuerzos.

A modo de resumen indicar que entre los temas que se fueron desgranando figuró tanto la necesidad de entender la accesibilidad en temas de rehabilitación como una cuestión imprescindible, llegando incluso a una “conciencia de accesibilidad universal desde el mismo punto de salida para conseguir ciudades más amables”, como la posibilidad de que el propio marco de la Ley deba adaptarse a las necesidades de los municipios “acabando así con las rigideces actuales”. Estuvieron también en el punto de mira de los ponentes la necesidad de que la Ley sea más “municipalista”, cediendo responsabilidades a los municipios y la necesidad de mayor agilidad en las tramitaciones. En definitiva, el sentir general de los ponentes se encaminó a demandar de la Administración “esfuerzos por legislar con cordura” y, sobre todo, que los plazos establecidos se cumplan para dar mayor impulso a la “cultura de la rehabilitación que se enlaza con la de la conservación”.

La jornada de mañana concluyó con la presentación de dos casos prácticos de rehabilitación. El primero de ellos, estuvo conducido por Alberto Ruiz de Elgea, que mostró las ventajas de ahorro obtenidas en un bloque de viviendas de Zaramaga (Vitoria-Gasteilz), construidas en 1960 y dotadas de autoconsumo fotovoltaico para llegar a la Clase A. Mientras que Ignacio Reviriego, de Lledó Energía, describió las mejoras alcanzadas por la iluminación natural en espacios deportivos.

¿Cómo estimular la demanda? Protagonismo de los propietarios y los administradores de fincas

Por la tarde, y en la primera de las dos jornadas programadas, se dio voz a los propietarios y administradores de fincas, que fueron aportando sus propias sensaciones en relación a toda esta temática. Alberto Coloma, que ejerció de moderador, dio la palabra en primer lugar a Salvador Díez, presidente del Consejo General de Administradores de Fincas, quien reconoció venir de “una cultura muy negativa” al percibir la rehabilitación como un impuesto y no como un ahorro. Echó en falta un mayor apoyo público y financiero y la necesidad de que los técnicos asesoren y, en cierta medida, formen a los administradores sobre las expectativas que genera esta actividad, ya que el colectivo es un “apoyo importante a la hora de impulsar los proyectos”. Sin embargo, y a pesar de los recelos y barreras existentes, se mostró favorable al diálogo y la cooperación.

Luis Vara, presidente de la Asociación de Vecinos de Ciudad de los Ángeles de Madrid, expuso las causas que impulsaron a poner en marcha una iniciativa vecinal destinada a dotar de mejor accesibilidad a la mayor parte de los edificios del barrio. La rehabilitación integral quería llegar a casi unas 5.000 viviendas, muchas de ellas en situaciones un tanto precarias. Pero a pesar de la voluntad por sacar adelante el proyecto, pronto se encontraron con el problema del incumplimiento sistemático en el pago de las subvenciones concedidas, lo que contribuyó a menoscabar la confianza de los vecinos. “Ese incumplimiento fue generando un clima hostil y un efecto demoledor” y como consecuencia sólo se ha podido actuar en un tercio de las viviendas programadas. Para Vara, la administración ha de asumir su parte de culpa, porque “si hubiera sido más seria”, la cifra de viviendas rehabilitadas podría haberse ampliado a un radio más amplio, ya que en las que se actuaron, los vecinos reconocen percibir “mejoras económicas y de confort”. En este contexto, su reclamación se encaminó a exigir mayor seriedad y “un cumplimiento real de los compromisos para que el concepto de rehabilitación tenga futuro”.

También David Arias dispuso de su espacio para detallar los pasos que se siguieron en su comunidad de vecinos para poner en marcha el proyecto de rehabilitación ejemplarizante Madrid Renove Río, para el que se contó con un concurso de ideas tutelado por el COAM. Describió con detalle los pros y los contras con que se fueron topando y cómo fueron sorteando esos problemas para conseguir, finalmente, “implementar solo las soluciones accesibles para nuestros niveles económicos”. Arias demandó una mayor conciencia vecinal de cara a vincular la propia casa con el edificio, y la necesidad de invertir también en él. Y todo ello sin perder de vista la responsabilidad pedagógica de la administración en todo este tema.

Jordi Bolea, gerente de la Fundación La Casa que Ahorra, advirtió que los ciudadanos deben ser conscientes de las deficiencias de sus viviendas, y aunque concienciarlos es una tarea ardua, no dudó de las capacidades de los diferentes agentes del sector para incidir en ello y “poner en marcha este engranaje”, que tiene que empezar a rodar. Justificó que ayudas fiscales y de financiación, junto con una mayor información o cultura rehabilitadora, suponen un paso en la dirección correcta, un incentivo más que anime a los propietarios a implementar medidas de ahorro y eficiencia energética en sus viviendas y edificios.

Turno de las Comunidades Autónomas

La siguiente mesa de trabajo, moderada por Ignacio de la Puerta, miembro del Grupo de Trabajo de Rehabilitación (GTR), dio visibilidad a las Iniciativas autonómicas a través de representantes de las Comunidades de Castilla y León, Madrid, Cataluña, Valencia y Andalucía.

Para Enrique Manuel Cobreros, director de la Agrupación Empresarial Innovadora para la Construcción Eficiente de Castilla y León, “la rehabilitación no es un opción. Es una obligación” y una actividad necesaria y rentable. Detalló a continuación el escenario en que surgió el Plan de Acción 3R, puesto en marcha por este clúster que, reconocido por el MINETUR, es uno de los pocos en conseguir que todos los agentes sectoriales trabajen unidos. Cobreros fue desgranando y detallando los cinco ejes sobre los que se sustenta este plan: Capacitación, comunicación, financiación, aseguramiento y redes, y todo ello para cubrir 17 programas y 54 medidas concretas.

Carlos López Jimeno, director general de Industria, Energía y Minas de la Comunidad de Madrid, tras detallar el papel de su administración en temas de eficiencia, poniendo el acento no tanto en grandes proyectos sino más bien en acciones puntuales y accesibles, como las desarrolladas gracias a los Planes Renove de la Comunidad de Madrid, que “desde 2006 han propiciado unas 700.000 actuaciones”, arremetió contra constructores, arquitectos, promotores, las instalaciones del COAM y los organizadores del evento, provocando alguna que otra intervención posterior que no obtuvieron el eco deseado, pues él ya había abandonado la sala.

Representando a los promotores-constructores catalanes, Josep Donés alabó la buena implicación de algunos ayuntamientos con la actividad rehabilitadora, aunque sugirió que tienen que incrementar más si cabe su proactividad y agilidad a la hora de realizar las tramitaciones, simplificando además las ordenanzas complejas. Por su parte, Alberto Sanchís, director general de Vivienda de la Comunidad Valenciana, destacó en su intervención el compromiso de la rehabilitación con las políticas europeas y tras identificar la necesidad de actuar en núcleos periféricos y cascos históricos, puso el acento –al igual que algunos ponentes y expertos anteriores- en la necesidad de informar, formar y también conseguir medidas de financiación que animen a los propietarios. Su mensaje se encaminó a que hay que ser ágiles y proactivos, adoptando fórmulas imaginativas que permitan una buena gestión de los recursos. En caso contrario, se perderá el tren a favor de otros países, recordando el ponente como Francia ya se ha adelantado solicitando de Europa fondos para financiar proyectos de rehabilitación.

Y ya cerrando la jornada del día 4 de noviembre, Catalina Madueño transmitió a los ponentes, de forma concisa y clara, las nuevas directrices que en materia de rehabilitación ha implementado la Junta de Andalucía porque, a pesar de la experiencia, “hay modelos que en las circunstancias actuales no funcionan”, matizó la ponente. Simplificó que la Junta ha actuado en 128.000 viviendas a través de acciones promovidas desde comunidades de propietarios o en colaboración con los Ayuntamientos. La finalidad: conseguir una adecuación básica para mejoras de accesibilidad y apostar a una rehabilitación integral con líneas de financiación procedente de fuentes diversas.

Iniciativas de ámbito estatal

Con una visión estatal del tema arrancó la segunda jornada de FORAE, en la que representantes de cuatro departamentos ministeriales compartieron escenario, algo muy valorado por los asistentes al Foro que, sin embargo, echaron en falta mayor diálogo entre ponentes y asistentes al Congreso.

Con la afirmación de que en estos momentos “existen 3.795 millones de euros dedicados a rehabilitación que ya están funcionando”, Juan Van-Halen, director general de Arquitectura, Vivienda y Suelo del Ministerio de Fomento, se refirió a la confianza que tiene el Gobierno en esta actividad, materializada en la nueva Ley del Suelo y Rehabilitación Urbana, aprobada a finales de octubre y que se realizó con amplio consenso y de forma armonizada. En gran parte del articulado de la Ley prevalece un cambio de tendencia en la nueva política de vivienda, dando mucho más valor al patrimonio existente del que hasta ahora tenía. Por eso, y con la base de este marco legal, se ha trazado una hoja de ruta encaminada a mejorar el actual parque edificatorio y los ratios de eficiencia en el consumo energético de esos edificios, que suponen en estos momentos un 40% del total.

Consciente de que el sector necesita medidas de financiación firmes que impulsen la actividad, el representante ministerial subrayó que a las partidas destinadas a este fin, se suman otras iniciativas, como los fondos comunitarios que, con unos recursos cercanos a los 1.500 millones de euros, irán destinados a financiar proyectos que forman parte de una clara estrategia de desarrollo integral.

Van-Halen tiene claro también que hace falta una concentración de ayudas “allí donde realmente hace falta”, por eso recomendó que los propios agentes se pongan en marcha para conseguir reactivar aún más a este sector que, gracias a las actuaciones emprendidas hasta ahora, “arroja unas cifras de crecimiento del 11% en cuanto a empleo”. Cierto que se parte de ratios muy bajos, pero la rehabilitación, con un incremento en licencias del 22%, contribuye a impulsar al global de la construcción, que “ha pasado de ser un lastre que estaba hundiendo a España, para volver a convertirse en el motor de la economía”.

En la parte final de su intervención, Van-Halen volvió a reclamar la implicación de todos los agentes activos del mercado porque, con ese empuje, “se conseguirá mejorar no sólo la eficiencia de las viviendas, sino la calidad de vida de los ciudadanos y del país en su conjunto”.

Rehabilitación energética. Resultados de la campaña comunicación y línea de ayudas PAREER CRECE

Pedro A. Prieto, director de eficiencia energética del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, IDAE presentó los resultados de la campaña de comunicación en todos los medios emprendida el pasado mes de julio por el IDAE, en relación a la rehabilitación energética de los edificios -todos recuerdan los anuncios con la presencia del actor Antonio Resines que el 30% de españoles reconocen haberla visto-.

La certificación energética de los edificios resulta una actividad cada vez más conocida entre la población y los propietarios de los inmuebles: más de la mitad sabe que los edificios cuentan con un certificado energético que otorga información sobre su eficiencia energética, con mayor incidencia en el público masculino, donde se detecta mayor grado de conocimiento de este indicador. En lo que respecta a la edad, los más jóvenes y los más mayores son los que menos consciencia tienen de su existencia. Por su parte, es en el centro y en el norte de España donde una mayor proporción de habitantes afirman conocer la presencia de este certificado.

El 35,9% de la población declara que con mucha probabilidad tendrían en cuenta, a la hora de alquilar o vender una vivienda en un edificio, la información de su certificado energético. Esta proporción aumenta hasta el 40,9% entre aquellos que recuerdan la campaña cuando se la describen en profundidad y hasta el 50,9% entre las personas que recuerdan la campaña de forma espontánea.

La comunicación y concienciación, afortunadamente aumenta y aunque queda mucho por hacer, invertir en sensibilizar también sale a cuenta, como lo demuestra el hecho de que la campaña IDAE haya conseguido que casi el 40% de las personas que la vieron y que  cuentan con una propiedad en una vivienda colectiva (bloque de pisos) reconozca que piensa informarse con mucha o bastante probabilidad acerca de las ayudas para la rehabilitación energética; además, uno de cada cuatro de los consultados piensa plantear, con mucha o bastante probabilidad, a su comunidad de vecinos la posibilidad de solicitar ayudas para la rehabilitación energética.

Por otra parte se refirió a los resultados y a la repercusión que está teniendo el programa que estableció el Ministerio de Industria, Energía y Turismo-IDAE en mayo de 2015  destinado a la Rehabilitación energética de edificios (PAREER-CRECE), dotado inicialmente con un presupuesto de 200  millones de euros. Esa buena acogida se refleja en las solicitudes que ya copan un presupuesto de 102 millones de euros (30,7 adjudicados), siendo los principales beneficiarios de las ayudas concedidas las comunidades de vecinos (un 83%). Por ese motivo, las líneas de ayudas se han ampliado recientemente con 82 millones.

Esta línea, indicó Prieto, está abierta y contempla actuaciones de mejora de la eficiencia energética de la envolvente térmica,  de la eficiencia energética de las instalaciones térmicas y de iluminación y la sustitución de energía convencional por biomasa o geotermia en las instalaciones térmicas. Las ayudas pueden ser del 20- 30% e incluso llegar al 70% cuando haya mejoras por criterio social, especial mejora de la eficiencia energética o la combinación de varias tipologías.

El coste elegible no debería ser inferior a los 30.000 euros ni superior a los 4 millones para el conjunto de las actuaciones que se realicen en un mismo periodo.  Las actuaciones objeto de ayuda deben mejorar la calificación energética total del edificio en, al menos, 1 letra medida en la escala de emisiones de dióxido de carbono (kg CO2/m2 año), con respecto a la calificación energética inicial del edificio.

Cualquiera puede ser beneficiario de las ayudas de este Programa (propietarios de edificios existentes, comunidades de propietarios, empresas concesionarias o ESEs).

Cambio Climático y Fondos europeos

Posteriormente, Ángela de la Cruz, subdirectora general de Urbanismo, vino a remarcar lo expuesto por Juan Van-Halen, mientras que Eduardo González Fernández, subdirector general de Coordinación de Acciones frente al Cambio Climático, subrayó la necesidad de reducir las emisiones de gases de efectos invernadero de forma global, con el objetivo puesto en lograr la disminución de -2ºC para 2050. El papel de la rehabilitación energética es clave en todo ese proceso y el ponente reiteró la buena sintonía que se percibe para llegar a un consenso europeo y conseguir un sector residencial más sostenible.

Cerrando el turno de intervenciones de esta mesa ministerial, Rosa Cobo, vocal asesora en la Subdirección General de Programación y Evaluación de Programas Comunitarios, ofreció una visión muy clara de cuáles son los fondos estructurales europeos destinados a rehabilitación y eficiencia energética, ofreciendo un dato muy revelador, en España sólo se percibe un conocimiento del 28% de estos recursos que, a juicio de la ponente, “nos han ayudado a conseguir un país más moderno y, al mismo tiempo, impulsar el proceso de mejora de la economía”.

Instrumentos de certificación

La Secretaria Técnica de Green Building Council España (GBCe), Dolores Huerta, moderó la mesa de debate dedicada a ‘Sellos y herramientas’, resaltando la importancia de los elementos de certificación “para alcanzar objetivos importantes en materia de eficiencia energética y para el confort de los ciudadanos”.

Un ejemplo de esta utilización podemos verlo en la Universidad de Valladolid (UVa), donde se han incluido estas herramientas en el programa de sostenibilidad y eficiencia energética que ha puesto en marcha, para demostrar “que se pueden hacer edificios de energía de consumo casi cero”, como explicó Francisco Valbuena, responsable de la Unidad Técnica de Arquitectura de la UVa. “Las herramientas de certificación son unos elementos esenciales, permiten comprobar el grado de efectividad y la sostenibilidad del edificio”, dijo. 

En esta misma línea se pronunció  María Pereira, directora de la sucursal en España de  IVG Institutional Funds Gmbh, empresa que ha obtenido recientemente el certificado de construcción sostenible BREEAM ES en sus instalaciones en Madrid.  “El certificado da un valor añadido al edificio y  posiciona al inmueble. Demuestra que es eficiente y que tendrá un ahorro energético”,  aseveró. El proyecto de rehabilitación llevado a cabo en 2014 en el edificio de la compañía situado en la calle Príncipe de Vergara,  es un ejemplo de colaboración con la propiedad, resaltó Ángel Luis Teso, representante de  BREEAM, quien centró su intervención en explicar el método de evaluación seguido para obtener la certificación y las diferentes actuaciones realizada en el inmueble para mejorar su eficiencia, logrando así  que escalara una posición en el certificado energético, que pasó de la letra “C” que tenía en un principio, a la  “B”. “Si rehabilitas, certificas”, afirmó Teso, “por un  poco más (de inversión) se puede disponer de un sello que garantiza el futuro en la comercialización del edificio”, puntualizó.

Passivhaus es otro de los estándares bajo el que se pueden diseñar y construir viviendas, en este caso, atendiendo a la optimización de los recursos existentes a través de técnicas pasivas. Actualmente 11 edificios se construyen con criterios Passivhaus, señaló el arquitecto Bruno Gutiérrez, de la empresa constructora Emmepolis Novecento, y en cinco de ellos participa esta firma internacional especializada en la construcción de edificios bajo este estándar. Entre los proyectos, destaca la rehabilitación de dos  pabellones de la Universidad de Burgos, un antiguo hospital militar que se renueva para uso docente.

Incremento de valor y financiación de la eficiencia energética

Peter Sweatman, CEO de Climate Strategy, abrió la sesión de tarde del día de ámbito estatal con la presentación del informe y las conclusiones del estudio europeo  EEFIG,  elaborado por este grupo de trabajo sobre financiación en eficiencia energética, en el que se incluyen propuestas para  incrementar las inversiones en los distintos sectores (edificación, empresas, industria…) los Estados Miembros. Tras enumerar los retos más importantes para que fluya las inversiones para la eficiencia energética, Sweatman puso de manifiesto la falta de una oferta masiva de eficiencia energética en España, apoyada por empresas de eficiencia energética y un fondo de trabajo, tipo banco verde.

La mesa sobre financiación de la rehabilitación, que siguió a continuación, contó con la intervención, en primer lugar, de Javier Sigüenza, secretario general de Asociación de Empresas de Mantenimiento Integral y Servicios Energéticos (AMI), quien trató de explicar si las inversiones públicas en rehabilitación computan como déficit.

Por su parte, Jordi Bolea, gerente de la Fundación La Casa Que Ahorra (FLCQA), presentó el estudio sobre ‘Medidas fiscales asociadas a la rehabilitación energética’, en el que se recogen propuestas fiscales (IVA, IRPF, ITP e IBI) a plantear al Gobierno para la promoción de la edificación energéticamente eficiente, tanto en obra nueva, como en edificios existentes a través de la rehabilitación. Precisamente, sobre las características y beneficios que podrían representar para el Estado español la aplicación de las diferentes medidas fiscales propuestas por la FLCQA, versó la intervención, a continuación, de Alfonso Viejo, de Pricewaterhose Cooper (PwC), entidad que ha elaborado el estudio, junto con el  CENER.

Javier García Breva, presidente del Nuevo Modelo de Negocio Energético en España (N2e), moderó la mesa de debate que continuó sobre financiación. “La eficiencia energética es la mejor condición de valorización del patrimonio”, aseguró durante su  análisis, “¿Qué falta entonces para convertir el ahorro de energía en un instrumento financiero?”,  apostilló.

La financiación de las actuaciones de rehabilitación de edificios podría dinamizarse si las valoraciones inmobiliarias pudieran recoger el valor añadido que aporta la eficiencia energética al inmueble, tanto por el aumento de valor de la vivienda debido a las mejoras realizadas, como por los futuros ahorros económicos derivados del menor consumo de energía de los futuros compradores. Pero para ello es necesario que la sociedad reconozca este valor. Este fue el eje central de la intervención de Luis Cañada, director de Consultoría Energética de Tinsa, quien centró su exposición en la relación entre el valor de los inmuebles y la eficiencia energética. En su opinión, para que las empresas de tasación puedan reflejar el valor añadido que la eficiencia energética aporta al valor de un inmueble, es necesario que en primer lugar lo reconozcan los distintos actores del mercado. “Es clave que la sociedad entienda que la eficiencia energética se traduce en un incremento de valor del inmueble. La cuestión es cómo podemos realizar y acelerar este cambio cultural en la sociedad”, afirmó Cañada.

El director de Consultoría Energética de Tinsa aportó de esta manera su punto de vista ante el problema planteado por otra de las participantes de la mesa, Mercedes Carabaña Pérez, Vocal del Colegio Profesional de Administradores de Fincas de Madrid: las dificultades de las comunidades de propietarios para conseguir financiación para la rehabilitación de sus inmuebles.

En la mesa redonda también intervino Ana Martínez González, Jefa de Área de Gestión de Mediación del Instituto de Crédito Oficial, ICO, que habló de las líneas de financiación del Instituto.

Por su parte Beatriz García, de Triodos Bank, ahondó en la importancia de una gestión sostenible desde las entidades bancarias. Todos los proyectos que financia en Triodos deben ser energéticamente eficaces. Entre las medidas que aplica la entidad para potenciar los inmuebles más eficientes, destaca la variación de las condiciones con las que conceden los créditos en función de la calificación energética de la vivienda.

La mesa redonda se completó con la intervención de Ruperto Unzué, director de Suma Capital, un fondo de inversión en el que utilizan su capital disponible para proyectos de rehabilitación y eficiencia energética.

Todos ellos plantearon las diferentes líneas de financiación que existen en el mercado para incorporar criterios de sostenibilidad en el sector de la rehabilitación y construcción.

Iniciativas europeas

FORAE dedicó el último del Congreso a la exposición de experiencias e iniciativas europeas, contando para ello con expertos de la talla de Daniel Calleja, director general del Medio Ambiente de la Comisión Europea; Adrian Joyce, director de Renovate Europe; Holger Sulitze, socio de Sulitze Muñoz Arquitectos; Martin Phelan, director UK Trade & Investment; James Honour, scheme manager for Non-Domestic UK Refurbishment & Fit-out, Building Research Establishment, y José Castilla, director de Cundall España.

Tras sus respectivas exposiciones, Emilio Miguel Mitre y James Drinkwater comentaron los pormenores del proyecto Build Upon, que pone el foco en el diálogo y la creación de una identidad y objetivos compartidos por una comunidad de actores diversos en torno a la idea de la rehabilitación energética de la edificación.

Los engranajes del proyecto Nearly Zero-Energy Building Strategy fueron detallados por José Santos, mientras que la certificación de profesionales de la construcción, rehabilitación y eficiencia energética, junto con el proyecto Build Up Skills, fueron los temas tratados por Diana Tallo y Enrique Corral, respectivamente.

Conclusiones

Tras estos tres intensos días de trabajo pulsando la realidad del sector, Valentín Alfaya, director de Calidad y Medio Ambiente de Ferrovial, puso el broche de oro a FORAE con una intervención en la que resumió y dio forma a todo lo que se había comentado hasta el momento. Con un argumentario muy  bien construido, el responsable de Ferrovial tras subrayar que este Foro ha contribuido a remover conciencias y refrendar la gran oportunidad que tiene el sector con la rehabilitación, “ya que no se concibe una economía de progreso sin un sector de la construcción potente”, se preguntó cuántos años se lleva hablando de este tema sin encontrar una salida viable.

Volviendo la vista atrás, evocó como ya en 2008 se especulaba sobre las oportunidades de negocio de la rehabilitación con criterios de eficiencia energética en la reactivación de la economía del país y la generación de empleo. Pero siete años más tarde “lo que entonces era futuro, hoy todavía lo sigue siendo”. A partir de ahí, Alfaya fue delimitando el escenario actual sobre el que se asienta esta actividad y analizando los pros y contras que inciden en su despegue.

En la parte positiva, citó la Ley actual de Suelo que, “aunque no perfecta, nos facilita un marco que permite mirar al futuro con mayor optimismo” y el buen número de proyectos piloto en marcha “todos ellos muy brillantes”, pero que no hay que dejar que se eternicen y se queden tan sólo en ‘pilotos’. “Han de convertirse en replicables y ejemplarizantes”, por lo que sugirió aprender a convertirlos en una “línea de crecimiento estable y sistemática que contribuya al relanzamiento de la actividad”.

Además, buena parte de los 1,6 millones de desempleados que ha generado la construcción en estos años de crisis podría encontrar su hueco en este sector, que induce a reducir el gasto energético anual del país, cifrado en unos 60.000 M€ en energía primaria, de la que el 75% es importada y un tercio se consume en los edificios, “todo un lastre para nuestra balanza de pagos”, alertó el ponente, quien también aseguró que esta actividad “debe eclosionar” porque así lo demanda la propia normativa europea. Hay obligación legal de realizar un “deep renovation” o renovación profunda del 3% de los edificios públicos, por eso rehabilitar va unido a oportunidad pero también a normativa. Y en este relato de ventajas no se olvidó Alfaya del impacto de carácter social que esta actividad tiene, recordando que un 10% de los hogares vive en el umbral de la pobreza energética y existe un elevado índice con déficit de accesibilidad, algo que la rehabilitación ayudaría a solventar.

Si bien las ventajas son evidentes, hay barreras y condicionantes mencionados a lo largo de todo el Congreso que lastran un despegue necesario y tardío en comparación a Europa. Alfaya identificó como primera -y tal vez de las más importantes- la necesidad de “involucrar en todo este proceso a las administraciones públicas”. Involucrarlas pero también lograr una mayor coordinación, ya que el sector no puede permitirse “avanzar por un lado, mientras que por otro se deshace lo conseguido”. El mensaje fue contundente: no hay que desprogramar, ni mucho menos desregular, porque así no hay futuro.

Explicó que las dificultades de financiación también generan controversia, y aunque hemos ido avanzando y hay modelos económicos más actualizados y prácticamente incontestables, la realidad es que se sigue necesitando el dinero público. Como ejemplo, citó el caso de Alemania donde, tras un análisis posterior sobre el resultado de la inversión pública, se determinó que por cada euro aportado por la administración, se han recuperado 2,8, generando además otros ocho de actividad económica. Y otro dato más; en España son necesarios unos 14.000 euros para generar un puesto de trabajo en rehabilitación, mientras que para un desempleado la cifra se mueve en torno a los 20.000. Llegados a este punto, Alfaya recomendó que, si se dispone de dinero público, lo mejor es ponerlo en el sitio más rentable. Y la rehabilitación desde luego que lo es.

Enumeró también la necesidad de dotarnos de vehículos financieros “que nos faciliten la financiación público/privada”, pues no se trata solo de aportar el capital necesario, sino de dotarnos de “instrumentos potente de financiación encaminado a reducir los riesgos de un tipo de negocio que se está proyectando”. Y recomendó apostar por este camino, evitando en al manera de lo posible los que tienen más componente de subvención. También apeló a involucrar al propietario de los inmuebles en todo este proceso, a través de mecanismos sistemáticos de participación pública, replicables y capaces de hacer entender las capacidades y ventajas de la rehabilitación. Y aconsejó que esos mecanismos se hagan extensibles a los administradores de fincas, consciente de que necesitan ayuda técnica.

Convertir a ese colectivo en “tutores técnicos del edificio”, en supervisores que sepan que todo está en orden, es un reto más para el sector, que ha de entender la rehabilitación como una parte más del proceso de renovación urbana y, por extensión, del de las ciudades inteligentes. Por ese motivo, capacidades, funcionalidades, tecnologías han de estar al servicio de la mejora de los edificios y también de las ciudades en su conjunto, porque la realidad demanda “explorar lo global e integral” de cara a “ciudades inteligentes y resilientes”.

En la recta final de su intervención, Alfaya matizó que el colectivo no debe eludir responsabilidades. “Tenemos que continuar asumiendo riesgos y tener la valentía y capacidad suficiente” para que el despegue de la rehabilitación “se convierta en una realidad”. “Porque”, concluyó el ponente, “nadie desea que al cabo de otros siete años sigamos hablando de lo mismo”.

Exposición de casos relevantes reales de rehabilitación

La jornada de mañana del día 4 contó  con la presentación de dos casos prácticos de rehabilitación. El primero de ellos, estuvo conducido por Alberto Ruiz de Elgea, que mostró las ventajas de ahorro obtenidas en un bloque de viviendas de Zaramaga (Vitoria-Gasteilz), construidas en 1960 y dotadas de autoconsumo fotovoltaico para llegar a la Clase A. Mientras que Ignacio Reviriego, de Lledó Energía, describió las mejoras alcanzadas por la iluminación natural en espacios deportivos.

El día 5, Andrea Martín, de la Fundación Cartif, detalló el ‘Proyecto europeo CITyFIED’, en el que participan 21 entidades de cinco países europeos - entre ellos España- y que consisten en la rehabilitación con criterios de eficiencia energética de 1.488 viviendas en la urbanización Torrelago, en la localidad vallisoletana de Laguna de Duero. Por su parte, Marta Epelde, de Kursaal Rehabilitaciones Integrales,  explicó el proyecto de  renovación en la fachada del Teatro del Príncipe, construido en 1921 en  San Sebastián, en el que se combina la rehabilitación histórica con la energética.

Premios FORAE

FORAE también ha servido para dar a conocer los esfuerzos de innovación en rehabilitación a través del Premio otorgado por CNC, que recayó en la solución del Sistema de revestimiento de muros, fachadas y todo tipo de paredes las empresas presentado por las empresas SACYR y Versa.

Asimismo se expusieron las 4 mejores propuestas presentadas al Concurso de soluciones innovadoras que conformaron FORAE-Innova.

Más actividades y Jornadas en FORAE

Simultáneamente a la Jornada CNC, tuvieron lugar otras actividades los días del FORO.

En FORAE, se pudieron encontrar soluciones/ productos, innovación  y conocimientos para la rehabilitación a través de una exposición (FORAE Expo) de firmas punteras como Assa Abloy, Beal, Breeam, Cehilit, Cundall, Gleeds, Ibermapei, Rockwool, Saint Gobain y Sika.

Así mismo pudieron conocerse los trabajos y servicios de CNC, la Fundación Laboral de la Construcción, de la Oficina Comercial Británica en España y de la Empresa Municipal de la Vivienda de Madrid, EMVS, que contó con un stand-punto de información al ciudadano en materia de rehabilitación.

Por otra parte los expositores, patrocinadores, colaboradores y medios colaboradores aportaron material divulgativo y audiovisual que formó parte de FORAE Videoteca y en el auditorio del Foro se expusieron 8 posters de comunicaciones-casos reales.

Se desarrollaron jornadas sobre temas específicos de interés, como las aplicaciones de los trabajos verticales (Anetva), la metodología CEDOM para evaluar la contribución de la domótica y la conservación estructural (Arpho), la impermeabilización de cubiertas (Sika), SATE (Ibermapei), el impacto de los certificados energéticos y los edificios “nZEB” en España – Taller Zebra o la calefacción radiante, como solución para la rehabilitación (Ceilhit). También tuvo lugar la Asamblea General de ANAPAT.

Por último, los asistentes pudieron acceder gratuitamente a una guía de información del Foro y lo más importante, a una actualizada información de las ayudas existentes a nivel nacional y de Comunidades Autónomas en materia de rehabilitación edificatoria. Así mismo se puso a disposición de los asistentes el libro de comunicaciones de 22 novedosos casos prácticos de rehabilitación presentados a FORAE.

Ante el éxito conseguido los organizadores se están planteando dotar al evento de continuidad y celebrar nuevas ediciones en los próximos años.


 

Volver a Notas de prensa



Expositores

BannerBannerBannerBannerBannerBannerBannerBannerBannerBannerBanner
ERES Networking-FEVYMAR, SL. C/ Mérida 4 local 28030 Madrid Tfno. +34 91 371 49 40. © Forae 2015